Clase de:

"Antiprotozoarios."


1. Amebiasis:

Existen múltiples especies de protozooarios parásitos del género de las Entamoebas infectan a los humanos, sin emargo la Entamoeba Histolytica es la única especia conocida que causa enfermedad. Entamoeba histolítica está presente en el tracto gastrointestinal del 10-20% de la población mundial

Cuando la Entamoeba Histolytica invade el cuerpo humano pueden presentarse diversas presentaciones clínicas que van desde el portador asíntomático hasta la amebiasis extraintestinal invasiva pasando por la amebiasis intestinal invasiva.

Aproximadamente el 90% de las infecciones son asintomáticas y el 10% restante presenta un espectro de síndromes clínicos como los mencionados anteriormente.



La Entamoeba histolytica se adquiere por la ingestión de quistes maduros a partir de agua, alimentos o las manos contaminadas con heces. La exposición por alimentos es más prevalente, fundamentalmente cuando los comerciantes diseminan los quistes o los alimentos se cultivan con agua, fertilizantes o terrenos contaminados con heces.

Entre otras fuentes menos habituales se encuentran la transmisión a través del agua, las prácticas sexuales orales y anales, y, rara vez, la inoculación rectal directa a través de dispositivos de irrigación del colon.

Los trofozoítos móviles se liberan a través de los quistes del intestino delgado, donde permanecen confinados en el lumen instestinal como comensales inofensivos del intestino de la mayor parte de los pacientes.

Estos individuos se convierten en portadores asintomáticos que no sufren la enfermedad pero tienen la capacidad de infectar a otras personas.

Los trofozoitos se multiplican por fisión binaria y producen quistes , los cuales son expulsados en las heces. Gracias a la protección conferida por sus paredes, los quistes pueden sobrevivir de días a semanas en el ambiente externo y son responsables de la transmisión de la enfermedad.

En algunos pacientes los trofozoitos invaden la mucosa intestinal, produciendo una colitis sintomática(: enfermedad intestinal), o, a través del torrente sanguíneo, sitios extraintestinales dando lugar a la aparición de abscesos en el hígado, el cerebro y los pulmones (: enfermedad extraintestinal)

Esta invasión tisular que ocurre en la enfermedad extraintestinal se facilita por enzimas proteolíticas, citotoxinas, y fagocitosis.

Se ha establecido que la enfermedades invasiva y no invasiva se producen por especies distintas de entamoeba que son morfológicamente indistinguibles.

No se desarrolla inmunidad a la colonización intestinal asintomática y no hay evidencia de desarrollo de inmunidad mediada por células en amebiasis invasiva


Amebiasis Intestinal


La E. histolytica es capaz de multiplicarse en la luz y en la pared del intestino grueso. Cuando no hay invasión de la pared, el portador es asintomático, lo que constituye aproximadamente el 75% de los casos que presentan el parásito al examen coprolágioo, en Colombia.

Inicialmente el punto de penetración se manifiesta corno una alteración microscópica de la mucosa y submucosa. Cuando las amibas se han multiplicado suficientemente se produce una lesión puntiforme que se observa como una pequeña prominencia, en el centro de la cual hay una solución de continuidad que es el origen de la laceración.

Los trofozoitos se multiplican en la parte más profunda de la lesión, con tendencia a destruir los tejidos de manera horizontal, por debajo de la mucosa intestinal. Cuando esto se ha establecida, se constituye la lesión caracterítica llamada'en botón de camisa', la cual consiste en una pápula con pequeña laceración central, que se prolonga de manera más amplia en la base.

Dos a seis semanas después de la ingestión de quistes infecciosos, se presenta una colitis amebianá sintomático. Gradualmente, aparece un dolor abdominal inferior y una ligera diarrea, que va seguido por malestar, pérdida de peso y dolor de espalda y abdominal inferior difuso.

Cuando la multiplicación de las amibas ha sido suficientemente grande para destruir una mayor cantidad de mucosa intestinal, se producen ulceraciones con fondo rugoso y abundante moco. Las ulceraciones confluyen, abarcan mayor extensión y dan origen a formas necróticas graves.

El estudio histológico de las lesiones amibianas en el colon se caracteriza Inicialmente por el escaso infiltrado inflamatorio. Posteriormente, cuando hay destrucción del tejida, se observa necrosis e invasión bactoriana secundaria. En estas circunstancias es frecuente encontrar hemorragia, trombosis y presencia de células inflamatorias.

En el estudio microscópico se observan abundantes trofozoitos de E. histolytica, lo que constituye la comprobación definitiva de la etiología de esta forma de amebiasis.


En la sesión de hoy vamos a revisar los medicamentos utilizados en el tratamiento de esta enfermedad y otras entidades causadas por protozooarios

 

 

 

 


Retornar a la página Principal