Clase de:

"Antimicóticos. Fármacos es micosis

superficiales y profundas."


1. Introducción:

Se conocen miles de especies de levaduras y mohos, pero sólo alrededor de 100 de éstas son patógenas para el hombre o los animales (algunas otras causa enfermedades en vegetales). Los dermatofitos y especies de Candida son los únicos que se transmiten en forma común de un ser humano a otro.

Por conveniencia, las infecciones micóticas humanas se dividen micosis superficiales, cutáneas, subcutáneas y profundas (generales o sistémicas).

Los hongos pueden causar infecciones superficiales, cutáneas o subcutáneas de piel, cabello. Estas infecciones pueden ser crónicas y resistentes al tratamiento pero rara vez afectan la salud del paciente.

Las micosis profundas son causadas por hongos patógenos u oportunistas que infectan a personas ínmunodeprimidas. Estas micosis afectan al organismo en forma grave y pueden ser mortales.

Estas micosis profundas son causadas por microorganismos que, viven libres en la naturaleza, en el suelo o en material orgánico en putrefacción.

Estos microorganismos están limitados a ciertas regiones geográficas, donde muchas personas adquieren la micosis, pero la mayoría sólo desarrollan síntomas menores o ninguno; sólo una minoría de los enfermos progresan a la enfermedad completamente desarrollada y grave o mortal.

En la tabla que encuentra a continuación podrá revisar las principales infecciones micóticas que afectan al ser humano



Las reacciones inmunitarias mediadas por las células del huésped son de importancia capital en la deteminación del resultado de estas infecciones.

Los hongos patógenos, por lo general, no producen toxinas. Generalmente la patología se produce por las reacciones de hipersensibilidad que se generan en le huesped por sus constituyentes químicos


En las micosis generales, la reacción típica en los tejidos es un granuloma crónico con grado variable de necrosis y formación de abscesos.

Los antimicóticos se dividen en aquellos con actividad sistémica y de aplicación local. Sin embargo en algunos casos las micosis superficiales pueden ser tratadas con antimicóticos sistémicos.

Como los hongos son eucarióticos, el desarrollo de agentes antimicóticos que tengan especificidad por el hongo y no por el huésped, depende de diferencias más sutiles que en el caso de los procariotes como las bacterias. Los fármacos que se han demostrado ser más efectivos son los que afectan la membrana celular del hongo.

Los macrólidos polienos y los derivados del imidazole pertenecen a esa categoría. Los otros medicamentos antifúngicos de importancia son aquellos que afectan la s¡ntesis del ARN (5-fluorocitosina) o interactúan con los microtúbulos e impiden la división celular (griseofulvina).

En la sesión revisaremos precisamente ese grupo de medicamentos antifúngicos que son utilizados en las micosis superificiales y profundas.


 

 

 

 

Retornar a la página Principal