Clase de:

"Desinfectantes y Antisépticos."


Introducción:

A mediados del siglo XIX, la sepsis postoperatoria era responsable de la muerte de la mitad de los pacientes que eran sometidos a una cirugía mayor.

El reporte mas común de los cirujanos era que "la cirugía había sido exitosa, pero que el paciente había muerto".

En 1839 el químico Justin von Liebig sostuvo que la sepsis era una especie de combustión causada por la exposición de los tejidos húmedos al oxígeno y por esta razón se consideraba que la mejor forma de prevenirla, era evitando que el aire entrara a las heridas, mediante emplastos y resinas.

Un cirujano británico llamado Joseph Lister no confiaba mucho en esa explicación. De hecho el había observado esas heridas infectadas y consideraba que la sepsis de las heridas era mas bien una especie de descomposición.

En 1865 Loius Paster sugirió que la descomposición era causada por microorganismos en el aire que al ponerse en contacto con la materia la fermentaban. Lister acogió esa teoría y reconoció que sus ideas acerca de la sepsis eran totalmente compatibles con estos microorganismos. Por esta razón consideró que los microorganismos debían ser destruidos antes de que entraran a la herida.

Lister había escuchado que existía una solución de ácico carbólico que usaba para limpiar las aguas que bebía el ganado y que esta solución había eliminado el parásito que normalmente presentaba a los bovinios. Por esta razón decidió utilizar esta solución para tratar las heridas de sus pacientes quirúrgicos.

Los resultados fueron sorprendentes ya que durante nueve meses sus pacientes no presentaron infecciones.

Aunque incialmente sus métodos fueron tratados con indeferencia e inclusive con hostilidad, pero en 1877 operó una fractura múltiple (que hasta entonces siempre llevaban a la muerte) sin que se presentara sepsis y desde entonces sus métodos fueron adoptados por los cirujanos de todo el mundo.

Desde ese entonces los antisépticos y desinfectantes se han desarrollado en una gran medida y hoy en día existen diversos métodos físicos y químicos para eliminar los microorganismos de los objetos inanimados y los seres vivos.

El proceso de desinfección y antisepsia previene la infección al reducir el número de organismos potencialmente infecciosos mediante su muerte, remoción o dilución.

Para la desinfección o esterilización se utilizan métodos físicos (como radiación ionizante, calor humedo o seco y vapor a altas temperaturas en un autoclave) y métodos químicos.

Es común que se utilice una combinación de métodos para la desinfección. En esta sesión serán revisados los métodos químicos para uso en piel y mucosas.


Antisépticos y Desinfectantes:


Se definen como sustancias que inhiben o destruyen la flora bacteriana cuando se aplican en piel, heridas infectadas, instrumental y equipos quirúrgicos, equipos odontológicos, medio ambiente de las salas quirúrgicas y excretas.

Estos compuestos químicos presentan alguna toxicidad sobre gérmenes y organismos patógenos, y son responsables de algunas de las manifestaciones terapéuticas en un ser vivo.

La actividad antibacteriana está relacionada con:

- El tiempo de exposición.
- La temperatura.
- La concentración de la solución.


El mecanismo de acción depende de 3 mecanismos básicos (que a su vez dependen del grupo químico)

1. Capacidad de coagular o precipitar proteínas.

2. Alterando las características de permeabilidad celular


3. Toxicidad (envenenamiento) de los sistemas enzimáticos de las bacterias.

 

 

 

 


Retornar a la página Principal