Clase de:

"Ansiolíticos e Hipnosedantes."


Introducción:



La asignación de un medicamento dentro del grupo de ansiolíticos e hipnosedantes indica que su principal uso terapéutico es para producir sedación (con la mejoría concomitante de la ansiedad) o inducir el sueño.

Existen variaciones considerables en la estructura química de los fármacos incluidos en este grupo, de tal forma que la catgoría se basa mas en los usos clínicos que en las propiedades químicas o los mecanismos de acción de estos fármacos.

Los transtornos de ansiedad y los problemas de sueño son alteraciones muy comunes a nivel mundial, y podemos afirmar que los ansiolíticos y los hipnosedantes son las drogas que mas se prescriben actualmente.

Un fármaco ansiolítico efectivo debe reducir la ansiedad y tener un efecto calmante, afectando poco o nada las funciones motoras y mentales.

El grado de depresión del SNC causada por una droga sedante debe ser mínimo a dósis terapéuticas.

Por otra parte un fármaco hipnótico debe ser capaz de producir somnolencia e inducir y mantener un estado de sueño que sea lo mas semejante al estado fisiológico de sueño.

Los efectos hipnóticos implican una depresión mas pronunciada del sistema nervioso central que la sedación y generalmente se puede alcanzar con la mayoría de drogas hipnosedantes con dósis mayores.

Una de las características de los fármacos ansiolíticos e hipnosedantes es que inducen un grado de depresión del sistema nervioso central dependiente de la dosis, aunque existe algunas excepciones.


Transtornos de ansiedad


Los transtornos ansiedad son una de las condiciones psiquiátricas más frecuentes de los Estados Unidos.

Hay datos que muestran que en ese país existe una incidencia de 24,9% y una prevalencia de 17,2% si se toman todos los transtornos de ansiedad juntos.

Aunque antes se pensaba que los desordenes de ansiedad no eran clínicamente significativos, hoy es claro que ellos son enfermedades serias, responsables de una morbilidad substancial e inclusive de cierta mortalidad asociada.

Los transtornos de ansiedad incluyen varias entidades distintas que algunas veces se presentan conjuntamente en un paciente. Las principales subcategorías se encuentran en la tabla siguiente:

Tipos de transtornos de ansiedad
Transtornos de pánico con agorafobia
Transtornos de pánico sin agorafobia
Agorafobia sin transtorno de páinco
Fobia Social
Fobia Específica
Transtorno Obsesivo-compulsivo
Sindrome de estrés postraumático
Transtorno de ansiedad generalizada


Aparte de ser muy comunes, los transtornos de ansiedad tienden a ser entidades crónicas que sin tratamiento no se mejoran espontáneamente.

Estos transtornos a menudo se acompañan de depresión mayor. Por fortuna en la mayoría de los casos, existen tratamientos efectivos para controlar estas patologías.

En la tabla que encuentra a continuación podrá revisar la presentación clínica de algunos de los transtornos de ansiedad:

Transtorno

Presentación clínica

Transtorno de Pánico (con o sin Agorafobia)

En el primer episodio el paciente sufre de un ataque de pánico caracterizado por: palpitaciones, opresión en el pecho, disnea, parestesias, mareo y malestar gastrointestinal. Posteriormente el paciente puede sentir una "ansiedad anticipatoria" al ataque y para evitarlo puede desarrollar agorafobia (fobia al espacio abierto)

Transtorno de ansiedad generalizada

Esta entidad se caracteriza por una preocupación crónica y excesiva por problema comunes como no tener suficiente dinero o tener dificultades en la carrera, pero siempre el nivel de estrés es exagerado. Adicionalmente los pacientes se quejan de problemas físicos como taquicardia, dolor de cabeza e insomnio. Este transtorno frecuentemente acompaña a la depresión, a otros transtornos de ansiedad y el abuso de sustancias.

Fobias Sociales

La fobia social se caracteriza por el miedo exagerado a ser expuesto al escrutinio o evaluación negativa por parte de otras personas o el miedo a involucrarse en una situación que lleve a humillación o verguenza. Existe una fobia específica a ciertas situaciones sociales como hablar en público y otra generalizada en la que se teme involucrarse en cualquier actividad de interacción social.

Fobias Específicas

Como su nombre lo indica esta fobia consiste en un temor desporporcionado a objetos o situaciones específicas como las alturas, espacios cerrados, insectados, etc. Es común que estas fobias se presenten en la niñez y desaparezcan cuando la persona crece.

Transtorno Obsesivo-Compulsivo

Pacientes con transtorno obsesivo-compulsivo sufren de ideas obsesivas incesantes que todo el tiempo cruzan los pensamientos o la necesidad de realizar rituales inútiles, o ambos. La obsesión puede tomar la forma de una repetición sin fin en la cabeza del paciente de número o partes de canciones. Las compulsiones comunes son la necesidad de lavar cosas o lavarse infinidad de veces o verificar múltiples veces que la puerta este cerrada antes de salir de casa. El paciente reconoce que las obsesiones o complusiones son absurdas, pero sencillamente no puede evitarlas.

Sindrome de estrés postraumático

Este sindrome se presenta desepués de situaciones que han amenazado la integridad física del individuo con una respuesta intensa de miedo y horror. Los pacientes sufren de flashbacks que les recuerdan la experiencia traumática, además de presentar ansiedad generalizada, ataques de pánico, insomnio y afecto depresivo.



En esta sesión revisaremos el tratamiento farmacológico de los transtornos de ansiedad.


Continuación

 

 


Retornar a la página Principal